Consejos Paternos contra el consumo alcohol en menores.

Los padres deberían de pensar en diferentes estrategias para enfrentarse a la problemática de que sus hijos puedan verse involucrado en el consumo de sustancias perjudiciales para su salud. Se puede comenzar por hacer entender al joven un claro mensaje para prevenir un posible caso de uso de alcohol. Uno en el cual ellos puedan entender no solo la desaprobación de los mismos padres sino también los peligros en el cual puede verse involucrado. Como padres, es importante el hablar con cada uno de ellos de estos riesgos, ya que cuando los jóvenes pueden ver la desaprobación y tener información de los peligros del uso de estas sustancias, existe una menor probabilidad de que ellos lleguen a consumirla hasta una edad desarrollada. También es bueno advertirles no solo sobre el factor médico sino también desde el punto de vista social, debido a que ellos pueden verse en ocasiones con dificultades de hacer amigos, pueden querer buscar aprobación asumiendo estos riesgos, por esto es necesario hablar con ellos sobre estos casos.

consejosAdemás educar al niño, haciéndole ver que el consumo de edad a temprana edad está fuera de la ley.  Tambien es bueno escuchar bien a su hijo para conocer por lo que está pasando y no realizar preguntas con las cuales ellos puedan limitarse a solo un “sí” o “no” sino a preguntas en las que ellos tengan que explicar su situación en la escuela o sus amigos.

Existen diferentes páginas informativas en las cuales puede observar tips o consejos para abordar esos temas con sus hijos.

Conozcan y aunque muchas veces parezca estresante, traten de comprender los diferentes cambios por los que su hijo o hija pasa por la adolescencia, todos en algún momento tratamos de adaptarnos, es aconsejable no entrar en pánico sino poder escucharlos como un amigo pero al mismo tiempo ser rígido en ciertas decisiones como padre, debido a que para poder enfrentarse a diferentes situaciones de presión social es necesario forjar un carácter en cada uno de ellos.

Influencias en la juventud referentes al uso de alcohol

Existen diferentes clases de influencias por las cuales el sujeto puede pasar para comenzar con un consumo de alcohol en una edad temprana, normalmente en adolescentes, debido a que este busca una aprobación de diferentes clases de modelos el cual el mismo considera por encima de ellos. Entre estos se encuentran la influencia familiar y paternal. Los padres u otros modelos familiares pueden hacer que la persona empiece a ingerir licor en una edad no apropiada; hay estudios estadísticos en los cuales está demostrado que una persona que tenga familiares que se encuentran en un estado abusivo de alcohol, tienden a presentar dichos problemas. Si las figuras paternales no se molestan en educar y establecer reglas de comportamientos como también de un control del mismo puede ocurrir que el niño pueda consumir alcohol siendo menor de edad. Como también cuando ocurren problemas familiares en su hogar, esto, según estudios aumenta la posibilidad de que estos actos por medio de los jóvenes ocurran debido a que no existe un ambiente placentero y tienden a recurrir a compañeros u otros grupos para soportar esta clase de eventualidades.

Otras de las clases de influencias es el de la de los compañeros en la escuela, en busca de una aceptación social por parte de su entorno, buscan diferentes maneras de encajar con grupos en el que comportamientos pueden parecerles atractivos. Para muchos grupos, los cuales tienden a ser los más rebeldes, es muy probable que tomen alcohol haciendo que las personas que deseen ser incluidas y cumplir con sus hábitos. Por medio de estudios estadísticos los sujetos que obtienen mejores notas y cumplen con un buen desempeño en la escuela, tienen un poco probabilidad de que se vean envueltos en el abuso de sustancias no permitidas y que los sujetos que tienen un rendimiento pobre en el colegio se ven mayormente envuelta en esa clase de círculos provocando el uso del alcohol constante.

Otras de las influencias que pueden ser nombras es la propaganda en los medios de comunicación, hoy en día toda persona se encuentra bombardea con toneladas de información gracias a los medios redes sociales virtuales. Donde los mismos pueden verse influenciados por desconocidos de mayor edad, ya sea por artículos, videos o fotos incentivando el consumo de alcohol y viéndolo como una moda en la que ellos desean encajar.

Causas sociales del consumo de alcohol

Los adolescentes tienen unas únicas características emocionales y pasan también por diferentes cambios corporales que pueden afectar el desenvolvimiento de los mismos en sus diferentes entornos sociales. Esta clase de cambios puede aumentar la probabilidad de que el sujeto se encuentre en un punto en el que asumirá tomar diferentes acciones riesgosas, entre las cuales está el uso de alcohol en un tiempo en el que puede haber consecuencias negativas para la persona. El entendimiento y la comprensión de los entornos sociales y los cambios emocionales del adolescente puede brindarnos un diferente punto de vista a las causas del consumo de alcohol en una temprana edad, sus daños y las diferentes maneras que pueden usarse para su prevención.

Como jóvenes, cada persona lucha por un sentimiento de independencia y una búsqueda de identidad propia, por esto pueden ocurrir cambios entre ellos y las relaciones con sus padres como también con sus compañeros. Sus compañeros pueden resultarles de más importancia que su familia y estos pueden ser reemplazados como modelos. Ya que los jóvenes buscan del soporte y de la aprobación de sus amigos, tienden a realizar acciones que no son propias de ellos por medio de influencias de los otros. Estas imitaciones adoptadas por cada sujeto suceden porque ellos quieren alejarse de la posibilidad de cualquier humillación y rechazo por esto tratan de actuar de esa manera junto a sus compañeros. Por medio de esta presión social los jóvenes pueden verse provocados a empezar un consumo de alcohol temprano.

Por otro lado, existen otra clases de grupos sociales que normalmente son tratados con rechazo y que los mismos tienen una cantidad menor de compañeros; por esto, la soledad, el rechazo y la falta de aprobación por parte de otros pueden causar que por llamar la atención estas personas quieran realizar acciones que involucren alguna clase de riesgo, como el consumo de sustancias en edad temprana, ya sea por rebeldía, por experimentar o por querer probar algo en frente de un grupo de personas.

Efectos consumo de alcohol a temprana edad.

Se ha demostrado que el alcohol afecta el funcionamiento cerebral por medio de diferentes mecanismos incluyendo entre ellos los receptores cerebrales en las células. De la misma manera afecta también el comportamiento y como la persona lidia con sus sentimientos que están influenciados entre el sujeto y el ambiente en el que el acto de consumo ocurre.

estadistica

El alcohol actúa como depresivo interactuando con un número de células cerebrales, lo que contribuye a que este tenga estados depresivos y problemas en las acciones motoras. De la misma manera también estimula el cerebro para la segregación de endorfinas lo cual hace que el sujeto tenga un estado de euforia para así aumentar el deseo de un mayor consumo de alcohol. Mas informacion sobre sus efectos en: https://es.wikipedia.org/wiki/Efectos_del_alcohol_en_el_cuerpo

Otra de las sustancias segregadas en el cerebro es la dopamina, este sistema en el cerebro es de mucha importancia ya que es una de las grandes razones por las cuales existe un abuso de consumo de diferentes sustancias.

El licor en los menores de edad puede afectar en un mayor grado que a personas que lo consumen en una edad más desarrollada, las habilidades del aprendizaje junto con la memoria. Como también el exceso del mismo en menores puede resultar en un daño cerebral con déficits cognitivos. Ya que el síndrome de abstinencia puede inducir dichos efectos, por la actividad en el cerebro que ocurre cuando uno se encuentra en este estado.

La adolescencia es un periodo en el cual existe un desarrollo constante de la madurez cerebral, la eficiencia de la actividad cerebral de los jóvenes puede verse afectada por el consumo de alcohol a temprana edad, ya que los procesos mencionados anteriormente no son apropiados para algún cuerpo humano y mucho menos uno siendo tan jóvenes. Sin mencionar periodos de inconciencia, mareos entre otros. Por lo tanto para el desarrollo apropiado de cada persona es necesario que exista una comunicación y circulación de información para que los jóvenes estén documentados de las problemáticas que pueden ocurrir con el consumo de alcohol y su abuso.

Riesgos del consumo de alcohol en menores de edad

La juventud en la etapa de adolescencia tienden a interactuar con diferentes sustancias entre ellas está el alcohol, el cual comienza con un patrón de comportamiento provocando que la persona empiece a ingerir grandes niveles de alcohol. Se han elaborado varios estudios en los que se puede ver reflejado los efectos que tiene el cuerpo cuando a la fisiología y estado médico del mismo se refiere. Demostrando que el consumo de alcohol en una joven edad aumenta el riesgo de daños a la persona incluso más que en el de una persona que comienza en una edad algo más tardía.

El consumo de alcohol en una temprana edad es un conflicto en toda comunidad, en los últimos años, la edad en la cual las personas comienzan a ingerir las sustancias va decreciendo más y más; en varios estudios incluso por promedio dictan que la persona tiene su primer trago a los 11 años. De la misma manera otros estudios promedian que el número de personas que consumen alcohol entre los once y dieciséis años desde finales de los años noventa hasta comienzos del dos mil ha incrementado desde 1.8 millones a 2.4 millones. Las problemáticas de salud y seguridad por el abuso de estas sustancias están asociadas a intoxicación, choques, actos sexuales riesgosos, intentos de suicidios, ahogos, uso de drogas. También hace que los jóvenes tengan un comportamiento violento el uno con el otro, causando incidentes como daños cerebrales o contusiones por alguna clase de golpe en un enfrentamiento.

Aunque en varios casos esta clase de comportamiento es visto como una etapa o algo pasajero, muchos de estos derivan en una adicción al mismo, creando una dependencia a la sustancia. Gran parte de las personas alcohólicas empezaron a consumir licor desde una temprana edad. Por esto es necesario un gran cuidado de cada persona y tener una charla con los jóvenes para advertirles de las riesgosas consecuencias que tiene el consumo de alcohol en los días porque cada año esta clase de comportamiento se incrementa.

Padres autoritarios, hijos más rebeldes

Siempre se ha dicho que el comportamiento de los hijos es un reflejo de la educación de los padres, pero esto en la mayoría de veces no es así. Un nuevo estudio, que ha analizado la educación de diversos modelos de familias en toda Europa, demuestra que aquellas más autoritarias son las que hacen que sus hijos caigan más fácilmente en el mundo de las drogas.

La investigación se ha realizado en Suecia, Reino Unido, España, Portugal, Eslovenia y la República Checa. Además se han analizado diversos modelos de familia, aquellos que son más autoritarios y otros que son permisivos. Uno de los datos más curiosos de este análisis es que en España los jóvenes tienen mucha más facilidad para caer en las drogas que nuestros vecinos europeos.

Los principales resultados de este estudio concluyeron que los extremos dentro de la educación de los hijos no son buenos. Ni se puede ser muy estricto, ni totalmente permisivo, ya que en ambos casos hace que sea más propensa la caída en el mundo de las drogas. Los expertos aconsejan llevar una relación amistosa y cercana con los jóvenes. De esta manera se forma un vínculo de confianza que permite un dialogo continuo entre padres e hijos.

Influencia del estado de ánimo en la alimentación

En numerosas ocasiones nos hemos planteado preguntas tales como por qué comemos más cuando estamos aburridos o, por el contrario, por qué se nos cierra el estómago cuando nos ocurre algo malo. Pero, ¿qué vínculo existe realmente entre el estado de ánimo de una persona y su relación con la comida?

Empezaremos por aclarar a qué nos referimos cuando hablamos de conducta alimentaria. Con esta definición se hace alusión a todas aquellas acciones que se establecen entre la persona y los alimentos (comportamiento normal con la selección de los mismos, su proceso de elaboración, elección de las cantidades…). El patrón alimentario de una persona empieza a forjarse desde el inicio de su vida y va moldeándose con el paso del tiempo. Una vez que este está definido resulta complicado cambiarlo, por lo que es de vital importancia transmitir pautas de alimentación saludables desde edades muy tempranas.

La forma que tenemos de comportarnos ante la alimentación es el resultado de la experiencia directa con los alimentos en el entorno familiar principalmente, a través de la imitación de los modelos más cercanos (habitualmente los padres), la disponibilidad de alimentos que tengamos, etc.

Pero, ¿hay una gran influencia de los estados emocionales en la relación que tenemos con la alimentación? La respuesta es clara, sí. Nuestros estados de ánimo, como pueden ser la alegría o la tristeza, así como los rasgos de personalidad que poseemos influyen de un modo determinante en la relación que tenemos con la comida. Ello se refleja en hechos como, por ejemplo, comer más cuando se está aburrido o ansioso o, por el contrario, perder el apetito cuando se posee un estado de ánimo depresivo.

Este tipo de comportamientos pueden llegar a convertirse en patrones estables de relación con la comida que pueden desembocar en un trastorno alimentario. Ya que, a pesar de que la ingesta puede funcionar como un medio a corto plazo para hacer frente al malestar emocional a largo plazo puede convertirse en un mal hábito que impide a la persona afrontar sus estados de ánimos de la manera correcta.

Resulta por todo ello primordial transmitir a los más pequeños, desde edades muy tempranas, relaciones adecuadas con la comida con el objetivo de evitar que una mala relación con la misma pueda desembocar en problemas alimentarios.

Higiene bucal en niños: importante para prevenir la caries dental

La higiene bucal es fundamental para evitar enfermedades, problemas dentales y mal aliento. A diario, es recomendable cepillar los dientes después de cada comida, ya que los restos de los alimentos pueden derivar en pequeñas infecciones o en caries. ¿Cuándo hay que empezar a cuidar la higiene bucal? El odontopediatra Javier Doménech explica que desde el nacimiento hay que cuidar de la boca del bebé.

“Se debe limpiar con cuidado las encías, el paladar y la lengua del bebé con una gasita húmeda. Se trata de dar un pequeño masaje por todas las zonas de la boca”, asegura. “A partir de los 2 años ya es recomendable que usen el cepillo dental. Éste debe ser de cabezal pequeño y con cerdas suaves. Es recomendable que aprendan desde pequeños que se deben limpiar los dientes después de cada comida para ir cogiendo el hábito. ¿Cómo hacerlo? Lo mejor es que los padres se cepillen los dientes con ellos al lado y que les dejen jugar con el cepillo. Si no saben hacerlo o no pueden hacerlo bien, es bueno que los padres les cepillen los dientes a los niños, dejando que sean luego ellos quienes se lo hagan a los padres”, comenta.

Por otro lado, el doctor Doménech explica que se debe usar una cantidad de pasta pequeña, no superior al tamaño de una lenteja, ya que muchos niños al probarla se la tragan y no es recomendable que ingieran el flúor que contienen. Además, se recomienda que los niños, desde bien pequeños, se acostumbren a visitar la consulta de dentistas especialistas en odontopediatría. Allí les aplicarán el flúor para que el esmalte se refuerce y remineralice, ayudando a prevenir la caries. Y es que la Organización Mundial de la Salud recomienda aplicar flúor, que reduce la caries hasta en un 50 %.

El sedentarismo y la comida basura, relacionados con la obesidad infantil

El sedentarismo y la obesidad también pueden afectar a los más pequeños. El cuidado de la salud debe comenzar desde pequeños, cuando deben adquirir hábitos correctos de alimentación y comportamiento. Por este motivo, es importante determinar una dieta equilibrada, una rutina diaria de desayunos, comidas y cenas y un tiempo para realizar ejercicio físico.

La Harvard School of Public Health de Boston publica una investigación en la que asegura que los niños que ven demasiado tiempo la televisión y que tienen hábitos de alimentación desordenados son más proclives a ser adultos que padezcan de sobrepeso.

“Por cada  hora extra que los niños pasan delante de la televisión cada día su peso en el futuro aumenta alrededor de 200 gramos”, aseguran. Este dato se acompaña del hecho de que muchos de los niños comen de forma inapropiada mientras están viendo la televisión. “Mientras están absortos mirando la tele son más proclives a comer alimentos poco saludables como patatas fritas, bollos o chocolate“, apunta.

Por este motivo, los investigadores afirman que es importante que los padres estén alerta de los posibles cambios de peso de sus hijos y del tiempo que pasan frente a la televisión o frente al ordenador.

La investigación, que se centra en Estados Unidos, determinó que alrededor del 17 % de las niñas y el 24 % de los niños eran obesos. En esta obesidad tenía mucha culpa las horas que pasaban al día sentados frente al televisor , la pantalla de ordenador o con la videoconsola. La obesidad infantil puede ayudar a contraer en la infancia enfermedades reservadas, en teoría, para edades adultas como la diabetes. Por este motivo, y para evitar complicaciones en la salud, es recomendable, dice el estudio, que los niños no pasen más de dos horas frente a la televisión y que tengan hábitos saludables de vida: una buena alimentación, rutinas diarias de comida y sueño y ejercicio físico.