MULTAS A PADRES QUE PERMITAN QUE SUS HIJOS BEBAM ALCOHOL

Proximamente se implantará una nueva ley en la que se sancionen a los padres de los menores que beban alcohol , ya no sólo se multará a aquellas personas o establecimientos que permitan la venta de alcohol a menores sino que también a sus propios padres, ya que es una forma de que estén más controlados, ya que de la otra manera se considera que se está incitando al menor a beber.

Que los menores beban alcohol de forma muy habitual y que además empiecen a beber cada vez más temprano esta generando muchos problemas en la sociedad, para ello han pensando en esta idea, al menor que cojan bebiendo alcohol no lo sancionarán ya que es menor y está exento de responsabilidad administrativa pero si se podrá sancionar a sus padres y de esta manera los mismos le pondrán más las pilas y lo más seguro es que esté más controlado y ya no vuelva a beber alcohol bajo las represalias de sus adultos.

Cuando hablamos de alcohol, hablamos de cualquier bebida derivada, incluso la cerveza y el vino, y por supuesto esta ley no eximirá a aquellos menores que beban bebidas alcoholicas con el consentimiento de sus padres, ya que esta ley se ampara en la otra ley que prohibe el consumo de alcohol a todo aquel menor de 18 años.

Actualmente esta presunta ley es simplemente un borrador, pero en el caso de que se llegue a implantar seremos el país pionero de toda Europa.

El importe de las sanciones dependerán de las circustancias que se consideren, se le dará la posibilidad al sancionado de cambiar la sanción por la realización de trabajos sociales en favor del Estado.

EDAD MEDIA EN LA QUE UN MENOR COMIENZA A BEBER ALCOHOL

¿Cúando fue la primera vez que probaste el alcohol? Lo más probable es que lo hayas probado durante tu minoría de edad a pesar de que la ley establece los 18 años como edad mínima para el consumo legal de alcohol en España. No obstante ahora se empieza a beber a una edad mucho más temprana que antiguamente.

Si podía ser normal que en alguna fiesta de verano o fin de año te diesen a probar un poco de la copa de algún primo o amigo más mayor o que mismamente tus propios padres te dejaran brindar con champagne en navidades, o empezar a pedirte tu primer malibú con piña a los 16 años y volverte con las mismas para casa… pero lo que está ocurriendo en la actualidad va mucho más allá que eso, menores de una edad muy temprana ya llegan totalmente ebrios a sus casas, esta situación se está yendo de las manos , cada vez vemos a niños más jóvenes en los botellones, ellos se las apañan para que algún adulto les compre el alcohol o se lo quitan directamente a sus padres.

Según las estadísticas la edad media en la que el menor empieza a beber alcohol de forma habitual es la de 13 años, cosa que antiguamente rondaba a los 16 años. Muchos de los padres conocen esta situación y se la permiten bien por no discutir con el menor o porque otros consideran que mientras sus hijos tengan confianza con los padres y les cuenten todo lo que hacen le permitirán consumir alcohol moderadamente.

 

Padres autoritarios, hijos más rebeldes

Siempre se ha dicho que el comportamiento de los hijos es un reflejo de la educación de los padres, pero esto en la mayoría de veces no es así. Un nuevo estudio, que ha analizado la educación de diversos modelos de familias en toda Europa, demuestra que aquellos más autoritarias son las que hacen que sus hijos caigan más fácilmente en el mundo de las drogas.

La investigación de se ha realizado en Suecia, Reino Unido, España, Portugal, Eslovenia y la República Checa. Además se han analizado diversos modelos de familia, aquellos que son más autoritarios y otros que son permisivos. Uno de los datos más curiosos de este análisis es que en España los jóvenes tienen mucha más facilidad para caer en las drogas que nuestros vecinos europeos.

Los principales resultados de este estudio concluyeron que los extremos dentro de la educación de los hijos no son buenos. Ni se puede ser muy estricto, ni totalmente permisivo, ya que en ambos casos hace que sea más propensa la caída en el mundo de las drogas. Los expertos aconsejan llevar una relación amistosa y cercana con los jóvenes. De esta manera se forma un vínculo de confianza que permite un dialogo continuo entre padres e hijos.

Adolescentes Españoles Y Su Consumo De Bebidas Alcohólicas

Los adolescentes en España han aumentado su consumo de alcohol de manera preocupante durante los últimos años, aunque un dato interesante relacionado a este hecho es que la edad de iniciación en el consumo del alcohol ha subido un poco, ubicándose en los 13,9 años. También hay que destacar la gran reducción del consumo de marihuana adolescentes de edad escolar, llegando a descender hasta un 36%.

Nada de esto altera la lista de drogas más consumidas por adolescentes españoles: el alcohol y el tabaco mantienen firmes sus primeras posiciones con el cannabis por debajo de ellos, siguiendo con otras drogas más fuertes y peligrosas como drogas de prescripción, cocaína, éxtasis, anfetaminas, heroína y otras que por fortuna, gozan de mínima atención por parte de los jóvenes.

Cuando clasificamos el consumo según el género, los estudios arrojan que las chicas consumen tabaco, alcohol y drogas de prescripción, aunque las primeras dos no las consumen de la misma forma que los chicos, que consumen de manera mucho más potente. El resto de las drogas más potentes y dañinas en su mayoría son consumidas por los varones.

En España, la edad de iniciación en el alcohol suele encontrarse entre 13 y 16 años, la cual es alarmantemente baja, a pesar de que el límite inferior ha subido un poco por los decimales, alcanzando los 13,9 años.

Las estadísticas indican que cuatro de cada diez estudiantes consumen más de una droga. La percepción general de la juventud es que el alcohol es una sustancia poco peligrosa y que la marihuana es menos dañina que el tabaco.

Con respecto al acceso de los adolescentes a las sustancias, los sitios más comunes para que compren alcohol son los supermercados, seguidos de los bares  y pubs, teniendo como los sitios más comunes para el consumo los bares, pubs, discotecas y los espacios abiertos. La bebida más común que consumen los adolescentes es la cerveza, seguida del vino, con una gran tendencia a combinar ambos.

¿Puede el alcohol poner tontos a los adolescentes?

El alcohol, desde los inicios de la humanidad, ha sido un elemento presente en las celebraciones de distintas civilizaciones, sabiendo que sus efectos llevan a las personas a actuar de manera distinta de la que lo hacen regularmente.

Normalmente limitado para el consumo de los adultos, hoy día nuestra juventud tiene acceso a esta sustancia de una manera relativamente sencilla, consumiéndolo de manera un tanto irresponsable y desenfrenada, maximizando los efectos sobre el comportamiento anteriormente mencionados. El alcohol afecta de manera distinta a los adolescentes, ya que son seres humanos que aún se encuentran en una etapa nivel de desarrollo físico y mental, esta sustancia puede perjudicar de manera grave este desarrollo.

En la Universidad Santiago de Compostela se hizo un estudio relacionado al consumo intensivo de alcohol, determinando las consecuencias de esta actividad en las actividades cerebrales y en su desarrollo.

Un efecto conocido universalmente es la perdida de la inhibición, llevando al joven no solo a comportarse de una forma que pueda colocarse en peligro, sino a consumir más alcohol, generando severos daños al organismo tanto a corto como a mediano plazo.

Otro efecto menos reconocido es el daño que causa a largo plazo en el hipocampo, parte de la estructura cerebral relacionada a la retención de información, lo cual traduce a la posibilidad de pérdidas de memoria. Esto afecta gravemente al rendimiento escolar e inclusive al rendimiento en actividades cotidianas.

La depresión también puede surgir en un joven que consuma grandes cantidades de alcohol en poco tiempo, la sustancia impide el nacimiento de nuevas neuronas, y esto es una causa general de la depresión.

A las chicas les tiende a afectar más el consumo en exceso de alcohol, ya que por lo general, su peso corporal promedio es menor al de los chicos, necesitando menos alcohol para intoxicarse, conllevando a que se embriaguen más seguido.

Entonces, el alcohol perjudica gravemente a las personas cuando comienzan a ingerirlo desde la temprana adolescencia, se recomienda ser responsable como padre y educar a sus hijos en cuanto a los efectos que esta sustancia puede tener sobre ellos más que prohibírsela sin razón alguna.

Magnitud del problema del alcoholismo en menores, prevencion e informacion.